Algúna agencia loca de remate, decidió colocar su publicidad en las paredes, pero al lado de otros locales comerciales, por lo que a simple vista, una calcomania gigante, parece ser una tienda deportiva. Y sorpresa se llevo uno de tantos que se han estrellado en la pared, pensando que se trata de algo real.