Por desgracia su familia esta dividida pero su música sigue unida a los corazones de tantos que la recuerdan.

Crónica de un 9 de diciembre de 2012.

Arena Monterrey fue su ultimo recinto, el escenario en forma de cruz atestiguó su despedida tan digna y con miles de almas, llenas de alegria y de  su música, tal parece que era la despedida y que quizá Jenni Rivera presentía “algo”.

Al despedirse,  atendió a la prensa, se fue; antes pasó a comprar algunas bebidas y alimentos en una tienda, se despidió amable de los empleados con el clasico “buenas noches mijos” y viajo en el que sería su Jet privado que la regresaría a casa. Levantó el vuelo con su equipo de trabajo a los pies del cerro de la silla –en Monterrey-; iban con ella, su abogado Mario Macias, el que atendía a la prensa Arturo Rivera, El peinador y su maquillista y los dos pilotos. Apenas minutos después del despegue,  repentinamente la aeronave desapareció del radar a 26 mil 500 pies de altura, eran las 3 y media de la mañana de aquel 9 de diciembre del 2012. No llegaron a su destino que era el aeropuerto de Toluca Estado de México.

Entonces los noticiers por la mañana, especular sobre la caida de un avion privado en la zona montañosa de Monterrey Nuevo León. Era el Jet de “La Diva de la Banda”, así lo confirmaría mas tarde la autoridad.

La prensa de espectáculos y de noticias ya corría a Iturbide Nuevo León, cerca de ahí a 4 horas a pie, esta el lugar del sinistro. Contaron los vecinos, que se vio la estela de humo tras un resplandor luego una explosión,  y tembló la tierra, incluso pensaron que se trató de un meteorito. Pero al claro de aquella mañana, era inevitable la noticis “fue Jenni Rivera quien se estrelló ahí…!” contaban los pobladores de esa parte de la sierra helada de Nuevo León.

El avión era irreconocible, yacían partes por todos lados, una mancha griseasea en la tierra que carcomio con el fuego árboles y magueyes; pero era litareal una zona de guerra. Antes de que la prensa llegara, tristemente la rapiña no se hizo esperar, muchas cosas que eran rescatables de Jenni, -dicen- dinero, ropa, objetos personales que ya no llegaron a manos de los peritos que tardaron en llegar.

Fueron horas de coberturas noticiosas, de ese domingo. Para el lunes todo Televisa puso en sus programas la noticia y exprimió al máximo el tema. Los programas de espectáculos realizaron un cerco informativo. Los diarios sin excepción traían grande o chica la noticia. “Jenni Rivera murió”. La gente, sobre todo los admiradores regios, ya acudián a las iglesias, cercano el 12 de diciembre –fiesta de la Virgen de Guadalupe-, a pedir por el alma de Jenni, los testimonios de dolor sobraron y los de incredulidad también.

Aquella escena para quienes estuvieron en el lugar del accidente, era tétrico y es mejor no contar lo que en redes sociales se vio. Los cuerpos literalmente despedazados y el avión por igual.

Lupillo Rivera enfrentó a todos en Monterrey, para recuperar “restos” de su hermana y los familiares de los otros ocupantes del jet hicieron lo mismo.

A la distancia, la familia aprovechó todo para hacer y hacerse publicidad. Los pleitos famliares cesaban cuando todos se pedían perdón, pero a la fecha siguen casi todos distanciados. Un tema que para Jenni solo representó dolor, antes y después de su muerte.

DSC00051

Esta imagen en silla de ruedas de Jenni Rivera meses antes de morir, que realizó uno de nuestros paparazzis de KADRI.MX, refleja que ante la adversidad siempre tenía una sonrisa para la lente -imagen inédita-

AVIONAZO 1-50

Lupillo Rivera dejó una cruz de madera en aquel entonces como símbolo de su recuerdo.

AVIONAZO 1-45

Los pobladores colocaron una imagen de la virgen de guadalupe sobre el lugar donde encontraron restos humanos al parecer de Jenni Rivera.