No cabe duda que hay gente  que si se merece  quitarse el sombrero y ponerse de pie “parado” uno de ellos es  Gerardo Ortiz, lejos de la polémica del video de Fuiste mía, hay que aplaudir la sencillez y humildad de este intérprete , pues el domingo se presentó en Eagle Pass, Texas, con un lleno total y mucho éxito,  al terminar la presentación le avisaron que había mucha gente justo en la frontera en el lado mexicano,  ahí donde los indocumentados esperan una gran oportunidad de saltar el charco si, habló de Piedras Negras Coahuila, ahí se encontraba un grupo de personas  que eran realmente fans, pero no tenían papeles para cruzar a su concierto, por lo que Gerardo se dio una vuelta a ese lugar,  ahí bajó la banda y junto a su staff, empezaron a improvisar un miniconcierto para los ahí presentes que se hacían notar con la luz de su celular.

No le importó desafiar a la Patrulla Fronteriza, Gerardo se arrancó con Quién se anima, provocando la euforia de los coahuilenses. Esto habla de la gran sencillez de el intérprete de damaso