Michael Phelps, el deportista de oro en la historia de los Juegos Olímpicos ha debutado en Rio 2016 y claramente, no podía hacerlo de otra manera, que no fuera ganando una medalla de oro, la número 19 en su carrera, en los relevos de 4×100 la noche del domingo.

Michael Phelps

Pero esa no fue la noticia de la propia leyenda de Phelps, el tema de conversación se ha centrado en las manchas rojas que se pudieron apreciar en la espalda del nadador, así como en los cuerpos de diversos atletas estadounidenses. ¿Alergias? ¿Marcas de vacunas contra el Zika?

2 4

¡Qué diablos son esas manchas! La respuesta es mucho más compleja, pues se trata de las marcas que deja en el cuerpo un nuevo tratamiento llamado ‘cupping’ o ‘ventosaterapia’ en el que los fisioterapeutas colocan pequeños vasos de vidrio calientes sobre la piel, con el fin de crear un efecto de succión e introducir un poco de calor en los músculos y el riego sanguíneo, lo que a la postre, les permite tener una mejor recuperación muscular, mejor circulación en la sangre y por supuesto oxigenación durante sus competencias.

3 5

Si bien puede sonar como algo simple, en la práctica, el ‘cupping’ es mucho más doloroso de lo que se puede imaginar, pues para calentar los vasos, se debe encender un algodón empapado en alcohol dentro del recipiente para calentar todo el vaso. Una vez que está ardiendo, el recipiente se coloca sobre la zona del cuerpo afectada, permitiendo que la combustión del oxígeno genere un vació de aire dentro de la ventosa y se succione la piel. Cada ventosa se debe dejar sobre el cuerpo durante 10 minutos, o hasta que la piel se ponga de color morado, ese color que al final del día, hemos visto marcado en los cuerpos de diversos atletas en Rio de Janeiro.