Hace unos días el periódico Excélsior dio a conocer una historia que indignó a los internautas y es que mientras la popular quinceañera mexicana Rubí goza de la fama, su abuelita sobrevive de la recolección de botellas de plástico (PET).

Se trata de Demetria García Puente, una mujer de 97 años que fue entrevistada por un medio mexicano y donde luce agotada por el tiempo y el abandono en el que vive.

Rubí se llevó tremenda abucheada en los Premios MTV

La mujer vive en la calle San Juan Bautista No. 404 “b”, en Ampliación Guadalupe, Matehuala, en México.

Descubren que Rubí no es tan talentosa como dice

Además pasa días sin comer al lado de un hijo enfermo que le acompaña, algo muy diferente a lo que vive su nieta: Rubí, la quinceañera que tomó fama en redes sociales, en La Joya, San Luis Potosí.

Según explica la publicación de Antena San Luis Potosí, la mujer en los días buenos de recolección de plástico obtiene 90 pesos (5 dólares), lo cual le sirve a su hijo Felipe Ibarra García preparar una sopa de fideo, frijoles o coser papas para irla pasando junto a su madre.

La mamá de Rubí se pone a bailar y termina haciendo twerking 

Su hijo está saliendo de una cirugía de cataratas a la que fue sometido, mientras que el padre de Rubí Crescencio Ibarra García, afirman que no se ha parado por ahí.

“Ni nos invitaron a la fiesta, somos pobres”, señaló Felipe a la edición.

Mientras que algunos usuarios afirman que no es responsabilidad de la joven ni de su familia la manutención de Demetria, sí debería visitar a su abuelita.

Por su parte Rubí se encuentra preparando su nuevo sencillo llamado ‘No quiero nada’.

RESPONDER

Por favor
Por favor introduce tu nombre