Fue en 2016 que el mundo conoció al pequeño Murtaza Ahmadi, un niño que se hizo famoso al ser fotografiado con una camiseta hecha de bolsas a la que le puso el nombre Lionel Messi, su ídolo, a quien conoció después gracias a que su imagen y videos se hicieron virales.

Actualmente, la familia del menor se vio obligada a abandonar su natal Afganistán debido a la ofensiva de los talibanes, quienes irrumpieron en Jaghori, ubicado en la provincia oriental de Ghazni, aunque era considerada una de las zonas más seguras.

La situación ha obligado a Murtaza, sus padres y sus cuatro hermanos a vivir refugiados desde hace dos semanas en un edificio de la capital afgana, Kabul, donde el pequeño debe permanecer resguardado junto a otros habitantes que enfrentan esta peligrosa situación.

Pero a sus 7 años aún parece no dimensionar la situación por la que atraviesa su país, ya que el pequeño dice estar triste por no poder salir a jugar futbol y muy preocupado porque sus dos camisetas firmadas por Messi y el balón que le regaló el astro argentino se quedaron en su pueblo, Jaghori, pues relata que tuvieron que abandonar su casa de noche sin poder llevarse nada.

Pero no todo fue felicidad tras el encuentro de Murtaza con Messi en Catar, ya que según relata su hermano mayor, la familia vivía con miedo debido a que la gente pensaba que el futbolista argentino les había dado mucho dinero, así lo relató Humayoon Ahmadi, de 17 años.

Incluso recibían amenazas y llamadas telefónicas agresivas, por lo que Mohammad Arif Ahmadi, padre del menor, decidió huir de Pakistán con su familia; sin embargo tras ser rechazados después de realizar una petición a la agencia de refugiados de la ONU, no pudieron recibir asilo en algún país de Europa o en Estados Unidos, por lo que tuvieron que regresar a Afganistán.

RESPONDER

Por favor
Por favor introduce tu nombre