Un grupo de arqueólogos descubrió en México el primer templo dedicado a Xipe Tótec, conocido como “nuestro señor desollado”, un dios prehispánico de la fertilidad que era representado por un cadáver desollado.

Este descubrimiento fue efectuado durante una serie de excavaciones hechas en el estado de Puebla, así lo dio a conocer en Instituto Nacional de Antropología e Historia, que también informó sobre el hallazgo de dos esculturas de piedra con forma de cráneo y una de un torso que representan a este personaje.

Estas representaciones fueron descubiertas en unas ruinas del grupo étnico popoloca, destacando que a una de las figuras le cuelga una mano extra de uno de los brazos, lo que se supone es un muestra de que el dios vestía la piel de una víctima sacrificada.

Los expertos explicaron que los sacerdotes honraban a Xipe Tótec desollando a sus víctimas y luego vistiendo sus pieles, este era un ritual que se llevaba a cabo para asegurar la fertilidad y la regeneración.

De acuerdo a las narraciones hechas sobre la cultura popolca, las víctimas morían al estilo los gladiadores, es decir en combate, o por medio de flechas sobre una plataforma y luego eran desolladas en otra.

Los trazos encontrados en este templo, construido entre los años 1000 y 1260 d.C. y conocido Ndachjian-Tehuacán, coinciden con esas descripciones hechas con los sitios que eran destinados para el sacrificio y que eran descritos por fuentes documentales.

También se dio a conocer que cada uno de los cráneos, esculpidos en roca volcánica, mide unos 70 cm de altura y pesa alrededor de 200 kilos.

[ajax_load_more]

RESPONDER

Por favor
Por favor introduce tu nombre