En el terreno de las fantasías y los fetiches sexuales siempre hay mucho camino por explorar. Pese a que vivimos rodeados de un tabú en torno al sexo y, por tanto, nos cuesta expresar y llevar a cabo nuestros deseos, hoy estamos más liberados que nunca en cuanto a sexualidad y es fácil encontrar información en la red de todo tipo de prácticas sexuales.

En el sexo, uno de los temas más complejos y que requieren más cuidado a la hora a de llevar a la práctica es el sadomasoquismo. Desde luego, no es para todo el mundo, y es un mundo en el que es mejor adentrarse con alguien que ya sepa, y pueda ofrecer asistencia para dar esos primeros pasos. Una buena idea es buscar las escorts más económicas de Ciudad de México que realicen este tipo de prácticas o buscar algún local en el que nos puedan explicar cómo funciona. No obstante, aquí dejamos unas pautas básicas para entrar sin miedo en el mundo del sadomasoquismo.

Comunicación

En el sexo es muy importante la comunicación. Saber expresar a la otra persona qué gusta y qué no es básico. En el caso del sadomasoquismo, donde se mezclan dolor y placer, es aún más importante. Dejar todo bien hablado antes de empezar la práctica puede ahorrar una mala experiencia.

Límites

Siguiendo el punto anterior, es bueno que se discuta con la persona con la que se va a realizar práctica cuáles son los límites hasta los que se está dispuesto a llegar. Esta es una buena forma de definir la intensidad de los juegos que se realizarán. Por supuesto, también es clave tener unos códigos o palabras de seguridad para frenar cuando sea necesario.

Dominación o sumisión

El mundo del sadomasoquismo juega con el erotismo de la relación entre una persona que domina y otra que se somete al amo (o la ama). Por eso, cuando alguien se introduce en esta práctica es necesario tener claro cuál de los dos roles es el que le excita. En caso de que sean los dos papeles o que aún no esté claro, se puede alternar uno y otro rol para saber en qué posición se disfruta más.

Ponerle fantasía

El cine para adultos, un mal maestro en muchas ocasiones, ha enseñado que el sadomasoquismo se basa en infligir o recibir dolor que se acaba transformando en placer. Sin embargo, gran parte del juego sadomasoquista está en la fantasía, en construir un papel que sea la puerta a la dominación y la sumisión. Por tanto, es interesante ponerle imaginación, disfrazarse, utilizar un lenguaje diferente y realizar juegos de rol que permitan llegar a las siguientes fases de estas prácticas.

Dolor y placer

Tras todo esto, llega la hora de la verdad. Para empezar a jugar se pueden utilizar unos pocos elementos básicos con los que combinar la dominación con el placer y el dolor. Por ejemplo, un poco de bondage, atando a la persona e impidiéndole el movimiento. O dar unos azotes y unos pellizcos en partes sensibles del cuerpo con las manos. Si se quiere ir más allá, no hace falta buscar juguetes muy lejos porque en cualquier casa se pueden encontrar materiales que sirven para prácticas sadomasoquistas como puedan ser espátulas de cocina, trapos o cinturones.

[ajax_load_more]

1 COMENTARIO

RESPONDER

Por favor
Por favor introduce tu nombre